La medida del ocaso

Si la caca sigue apestando
el charro monta cantando
y la alegría no se detiene
baila, anda mientras se tiene
entra y saca
cuchillito de matraca
en perturbada mente
que el aliento se entrecorta
ya
si el vino continúa la embriaguez
refutando sentimientos
que de tan ciertos
muestran todo soez
jala y calma
astillita de espejos reflejantes
de oasis y desiertos anegados
de las aguas de un abandono
a concierto trastocado
suspendido en el infinito
de las contemplaciones
en autocompasión
ciegas ovejas
tras el abuso redentor
que aleja
que destruye
quema
siembra confusión
nace la certeza
de que se perdió el amor

Desamor nocturnoL A   M E D I D A   D E L   O C A S O

Dausen 65

2001

Anuncios

De jacintos en carmín

Yo soy quien te susurra
quien deshace el viento a tu memoria
quien te va descubriendo
lentamente evitando el sacrilegio
el que se llena de blasfemias
para reinventar tus formas
Soy el amor jamás tocado
El caballo sin jinete
La brisa y brizna
rociando tersamente
tu áspera fragancia
disuelta entre la hierba
Tu esclavo y tu señor
El fantasma que eterno te ha seguido
y no supo de ti
el que tiempos va trozando
Minucioso destrozando
para no verte marchita
Perlas que anuncien el sepulcro
D E   J A C I N T O S   E N   C A R M Í N
verte levitando
El que no te pide nada
sólo tranquila dormir
y ponerte a danzar
encontrar el rastro
de tus líquidas cenizas
déjame
antes de que nos sepulte
el silencio
de otra noche

Ben Heine

Dausen 42

1997

El revólver

Ojalá nadie se acuerde
de esta pobre montaña de torpezas
disertadora
de excrecencias abominables
cuales lánguidos reflejos
bajo el manto
de carruajes amorfos
disgregados en la anatomía
de la árida tundra que me invade
a ocupar vilmente
el caudal hemático
de un sino aventurado
intempestivamente preparado
para un haz no vislumbrado
He fregado
he pecado
lamiendo las suelas del rostro
impenetrable
desgarrando el himen
virtuosamente ofrendado
al sustituto del contrabajo
 
Ojalá nadie recuerde
esta sombra irruptora
en sus mejores pesadillas
 
Quiera la suerte
que no vuelva
la ceniza a revivir
los fuegos
que nunca se hubieron
alimentado
 
Quiera la suerte
que no quede
lastimosa huella
de lo que haya sido

 Bayamón

     _ E L   R E V Ó L V E R _

Dausen 52

1998

Aunque las ratas no tienen alas

ARROZ

LEVITANDO HACIA UN ALLÁ

OLVIDADO

TRAS CÁNTAROS DE ALEGRÍA

MANANTIAL DE LA MELANCOLÍA

QUE GUSTA DISPERSAR

LAS TRÉMULAS MEMORIAS

SOBRE LAS GRISES HOJAS

ROTAS ANTES DE VOLAR 

OJALÁ SIGA SIN VERLAS

SÓLO BUSCAN DESNUDAR

QUE DESGASTE LA CORTINA

EL ÓRGANO 

QUE BROTA Y BROTA

HIELO DESDE ESAS NUBES

LAVA DE UN ERUCTO 

Y RETORNA AL SILENCIO

PENETRA A LA LLAMA

Y MÁRCHATE LEJOS

 

A U N Q U E   L A S   R A T A S 

N O   T I E N E N   A L A S

Dausen 34

1996

. . . P A D R E . . .

       Mis ojos

                         pálidas luces

                           enloquecen

    de frío

 

          Trémulos

             esbozan

    penurias

         al viento

 

  Feroz

   el manto

se perfila

 

      Avasallante

            se obscurece

     el cielo

 . . . P A D R E . . .

Dausen 36

1997

Dausen

He cerrado los ojos

a la realidad dolorosa

mi sensación amorosa

dirigida por instintos perniciosos

 

Cubriendo mi lloroso pecho

con los brazos en cruz

me dejo caer de espaldas

envuelto entre sábanas blancas

 

La cama me arrastra

y una frágil brisa

rompe la ventana

desgarrándome la piel

 

Oh  Dulce hiel

eres detestablemente cruel

Porque así te quiero

Porque así me siento

Porque si no

me pierdo

 

Sin poder unir mi ombligo

a tu lengua rastrera

trato de rescatar los recuerdos

tapiados bajo la alfombra

 

Pero no puedo encontrar la punta

donde la pesadilla comenzó

donde tu fe se me perdió

y ya no puedo implorar más

 

Las hojas de sus dedos

se deslizan por debajo de la lámpara

y la luz se desparrama

en el interior de mi pecera

 

La oscuridad se me ha fugado

y el silencio se ha rendido

La puerta me reclama

sé que me quiere devorar

 

Entro en el baño azul

temeroso me escapo por el retrete

mi cuarto calma su violencia

y mi cuerpo siente la clemencia

del lugar donde llegué

a donde acobardada la luna ha huido

en donde la calma siempre impera

en donde las llamas me han consumido

 

 En los baños

D A U S E N

Dausen 13

1995 – 1996

Treinta y tantas veces

En esas veces que pienso

que la vida ha sido ingrata

el amor un infortunio

es cuando vuelvo a cuenta

que siendo realista

no encuentro lugar

donde esperar

a que me envuelva

Las lágrimas

sus cuitas

son gotas diluidas

en un arsenal

de piedras humeantes

que nos circundan

Aquí está la casa

Aquí está la casa

¿por qué te extraviaste?

T R E I N T A   Y   T A N T A S   V E C E S

..me has tundido

tantas más lo intentarás

hay que notar

que soy de hule

y puedo más

Recuérdame

jalar la cuerda

Se solicita personal

en este páramo

venimos a acampar

y a librarnos

de lo que dejaste allá

Treinta y siete pestes

se han cargado

sólo tres me restan

y no veo dónde para la rueda

dónde rueda mi mente

dónde ruedan los deseos

se cargan los enfermos

y no sé qué más decirme

pues las palabras ya no comprenden

los asaltos sediciosos en el pecho

Veintitantas veces he conjeturado el retiro

que sé nunca he de empuñar

siendo honestos

sólo reúno

..veinticuatro velas en el cesto

Mientras te sigo amando 

Dausen 70

 2003

Sobrenatural

Lo sobrenatural tiene que ver con algo que está por encima de la naturaleza.   Naturalmente                                                                                                                                   el yogur está escurriendo y prolonga la mancha en el mantel. Algo al fondo rechina y una sombra se desliza a detener el tornamesa.   Causa llamas para incendiarnos antes de que estés aquí.                                                                                    Las manos resecas se están desquebrajando que no alcanzan a sostener ni siquiera la taza. Así que atino a retirar los dedos de tu cuello una vez que has dejado de respirar y que tus ojos han explotado como jugo de limones.

Alcanzo a ver la forma de tu alma surcando el aire intentando hallar la rendija. La música al fondo sigue estridente, encabronado le pido que cese el ruido, a través del espejo he visto que está parado ahí, donde siempre, donde una y otra vez te has cortado el vientre. Pero no me hace caso, se queda inerte y sólo sopla el viento haciendo jirones la cortina. En el reflejo puedo divisar una parte de tu cuerpo sosteniendo la soga. La cabeza me revienta, la enfermedad me ha tenido encamado y furioso debo levantarme a parar el disco que a todo volumen toca el himno. Sin embargo, una mano me detiene y un bulto cae encima de mí. Quedo con la boca abierta mientras el gato se acerca a husmear en mi garganta. En el techo alcanzo a ver el balcón de enfrente, donde mi vecina está suspendida, viendo hacia la pared, golpeando su cabeza contra ella y rasgando la pintura.                                                                    El felino anuda mi lengua y sale corriendo hasta lograr que se tense ante el estiramiento. Unas gotas de terciopelo se montan en ella y comienzan a bailar. Intenta besarme mientras saco mis tripas.                                                   

La baba que escurre de mis labios logra derretir lentamente el acetato y la música cambia a una canción de arrullo que a la de tres nos dejará salir, mas no podrás. La estancia está vacía y los gusanos se mueven gustosamente en la mierda que está embarrada al filo de la puerta. Doblo la nuca para alcanzar las puntas de los alfileres que retienen a mis matrioskas. Todas están podridas.

Salgo al estacionamiento y veo tu sombra oscura encima del vehículo. Corro buscando las llaves que no encuentro, te miro avanzando cubriendo el parabrisas. Dos luces rojas intermitentes se encienden y desaparecen. La palanca está trabada y mi brazo se desangra a lo largo de una hermosísima cortada. Con la puerta logro prensar la carne para sacar el hueso y arrancar el auto. El motor derrama un líquido viscoso mientras acelero en reversa.

Tomo la avenida que dirige hacia el cerro, mi mano se desliza titubeante en el asiento, puedo sentir tus cálidos dedos sosteniendo la argolla. Volteas a verme, bellísima como siempre, con tu franca sonrisa que embelesa a todos, con el pelo cayendo cubriendo parte de tu rostro.   Agárrame fuerte amor, se está acercando el poste, los cristales estallan, nos vamos a fundir.

S O B R E N A T U R A L

Dausen 89

2011

Al vuelo

La hora en el reloj estaba desatada y corría detrás de ti. Tus ojos dejaban externar una llanura extensa que tu voz entrecortada parecía querer negar. La barbilla hablaba de una profunda necesidad de dejar claras las raíces para partir de ahí hacia un enramado de lirios, búhos y delirios que la mar es capaz de propiciar.

Pero los versos mienten, siempre juegan a querer confundir. Me he acostumbrado, ya sé que es así.

Los brazos contaban historias de mil y un hazañas cruzando glaciares, venciendo las dunas, quemando las naves. Revisando mis fuentes consulto un camino de laceración y disgustos sufridos tanto como infringidos surcando los bares. Hurgando en los lastres, recuerdas a la infanta que siendo, algún día dejó de ser, camina entre tus retablos y se nutre en tus retazos mientras la mácula se extiende intentando no perder. Entre tus muslos se pierden las extensiones de tus uñas y el vino se derrama con intenciones criminales.

Sé que todo eso no te preocupa 

…..porque tus cables nadie los puede deshacer.

A pesar de ir como el equilibrista, la cuerda entre más tensa mejor propicia el vuelo. El zenzontle arma su itacate pero no se decide a huir puesto que aún no halla cómo justificarlo. Pero los planetas se siguen alineando para armar el complot en el cual nuestros miembros se disgreguen. Las estrellas permanecerán expectantes puesto que sólo saben brillar y morir. Borrar de las cenizas las flexiones de tus orugas despistadas que brotan bajo la carne que te ciñe a tus huesos insensibles. Usas armas letales de tal forma que no sales de la jaula particular. No hace falta que nos tientes, sólo tienes que dictar. Haz la clásica diferencia entre la salamandra herida y la pus crepuscular, deja deslizar tu pelo emo para que se vea el flash.

Texto dedicado a Ulises Velázquez.

http://sinergiadelyo.blogspot.com/2009/01/al-vuelo.html

A L   V U E L O

Dausen 73

2008

Banquete

Cuentan que hace tiempo, dicen, dos personas se encontraron, al reconocerse se tocaron y una ráfaga de lluvia les cubrió
Dicen que se trató de besos
que fue de abrazos

Cuentan que hace unos 10 años, dicen, el amor no existía -dicen-, que el alma seguía como desierto, virgen, y desconocía el arrebato. Mas brotó una sonrisa amplia que seguía las risas, las palabras tontas, que obedecía las órdenes, que pedía que le enseñaran. Casi por rebote, un tanto por descuido, una invitación marcó el sino que abriría tempestuosamente el nicho donde las caricias dieron camino a la pasión

Cuentan que la pasión es malsana, dicen, porque hace que el muñeco se llene de ilusiones, que se levante y dé tropezones, que en esas caídas conozca la fragancia del amor

Cuentan que el amor es triste, dicen, porque nos lleva a arrastrarnos por adoración, a idealizar a una persona sin compasión, a creer que el arrojo es valor
Que arrastrarse es perder la dignidad
Que desprenderse de uno mismo es entregarse a los demás
Que la entrega implica reciprocidad

Cuento que alguna vez, he dicho, he sido rastrero para luego levantarme intentando no dejar caer el nido, el esfuerzo invertido ha hecho mi orgullo más digno y la suciedad sobre mis ropas con un poco de jabón se han desvanecido

Cuento que alguna vez, he soñado, tuve un amor muy limpio que se embelesó con todo lo que era mío y que, de tanto beber, terminó absorbido

Cuento también, es cierto, que dejé que robasen lo que tenía a la mano, lo que traía en el bolsillo, a fin de cuentas cambio de pantalones, las manos me las limpio, ¿por qué no habría dejar que comiesen de mi arroz?

Cuento que algún día me percaté, finalmente, de valorar lo que se tiene justo cuando el amor no sólo está perdido sino también corrompido, desgarrado, hecho trizas en el afán totalizador
El amor es para tener, no retener Karina

Cuento que en algún momento pronto me veré nuevamente como papel en el fondo de una botella
…………………………flotante
en el océano

Manos

B A N Q U E T E

Dausen 79

2008

Lujuria

♪ Ironi ♪
¿Significa deseo?
Y cuando uno ha dejado de desear
cómo se podría pensar en un lujo
exprimir su lonja
lisonjero
si ya ni la lengua lubrica
no hay qué rubricar
irónico
ser carnal nos vuelve al pecado
nos conforta
saber que no hemos arrojado
nuestra culpa
cuando uno ya no desea
¿qué nos queda por cargar?
♪ Ironi ♪
Frases inconclusas por curtir
delatan restos humanos
un rastro de oscuridad
erótico
irónico
el placer como carnada
para una mentira fugaz
¿Significa sexo?
sin encontrar mis genitales
qué es eso
♪ ironi ♪
♪ eroti ♪
deseo ser lujurioso
deseo tener algún lujo

L U J U R I A

Dausen 85

2009

Seducción

Tremendamente

sentir el frío que me ahoga

terriblemente

encontrar el vacío en las palabras

reconocer

que las personas son sólo cosas

que hay cosas que duelen

y que a las palabras se las come el tiempo

 

Que las personas duelen

cuando intentan ser palabras

baldosas / epitafios

diagnósticos o albricias

Atados a la rueda

nada nos podrá fundir

 

Cuando quiero abrir mis pasos

la tinta se torna espesa

      se vuelve costra

      Y sé que volverás a allí

 

Cuando quiera abrir mis palmas

presiento que ya nada nos podrá reunir

y aún así me monto en la ruleta

creyendo que mis protones te atraerán a mí

en este juego

      donde cada uno apuesta a sobrevivir

y después de tanto engaño

tanto miedo y tanto daño

¿qué más nos podremos descubrir?

 

Sufro el deseo

      me asumo perro

cedo mi tiempo para andar en tu campo

      minado

Nada me podrá hacer feliz

 

Párteme y veme libre

Un sillón rojo en la habitación blanca

una pareja que se presta al fuego

llenándose de baba, cual moluscos

      y una revolución bajo la piel

que no estallará

 

Los poros se cubrirán de ceniza

cuando los libertarios se aboquen finalmente

      a su hedonismo egoísta

 

Cuando dejes de buscar tu placer

tal vez encuentres mis alas

 

Agárrate de la cornisa

Nada nos podrá unir

S E D U C C I Ó N

Dausen 86

2009

Viviendo en el olvido ([¿]Recordar es vivir[?])

Las memorias son cantos
que se tienden en mis manos
no hay forma en que el pasado
pueda dejar de morir
a pesar de mis alondras
que intentan diluir
las tenues líneas grecas
del sarcófago que construí
aunque debo confesar que no era para mí
esmeraldas en vídeo
que se encarnan en mis cuartos
para recordarme que aún vivo con mis fantasmas
que la soledad no es tal
que hay alegrías por revivir
cristales en el viento inflaman mis corales
antes que me señales
el reinicio de mi fin
los recuerdos no son tumbas
son mi constancia de que viví
pese a que las nubes insistan en negar
el manto áureo que nos sujetará
al líquido cenizo en el que encuentro mi piel
Las memorias son mis antros
donde aún me puedo divertir
sin tener que interpretar
las líneas que zurcan mi rostro
satélites durmientes
.
.
No puedo dudar que los recuerdos
son lo único que me señala que todavía no he muerto

V I V I E N D O   E N   E L   O L V I D O

( [ ¿ ] R E C O R D A R   E S   V I V I R [ ? ] )

Dausen 88

2011